¿Dónde se pueden vender los libros usados?

vende-tus-libros-usados

Los libros son uno de los objetos que más tienden a ser guardados o acumulados en las casas u oficinas y que más espacio ocupan, por lo que desprenderse de ellos y obtener dinero a cambio se vuelve una necesidad para mucha gente.

Los modos o contextos para vender libros usados

Por más que sean libros escritos hace muchísimos años, estos contienen historias sobre determinadas personas o cuestiones que siempre a alguien le va a interesar, por lo que debes sacarte la idea o duda de “¿quién va a querer comprar esto?”.

Así hay al menos tres modalidades para vender los libros que almacenas y que ocupan lugar en un cajón, escritorio, biblioteca o en alguna parte de tu casa, negocio, tiendas online y aplicaciones.

La primera resulta la más tradicional y en muchos casos la más útil debido a que es la más confiable y la única a la que una considerable cantidad de individuos optará por ofrecer su libro.

Si bien las nuevas tecnologías facilitan mucho este tipo de tarea, los negocios físicos son los más cómodos y seguros para que puedas permanecer allí, revisar cada uno de los libros y comparar contenidos y precios. Te servirá para la venta y para la compra.

En el caso de los libros, la posibilidad de tomarlo y observar todas sus hojas y contenidos de manera directa (es decir, estando frente a él) te permite conocer su verdadero estado. Por ejemplo, te darás cuenta si le faltan páginas o si tiene palabras tachadas.

Al mismo tiempo las tiendas físicas o presenciales otorgan la posibilidad de estar cara a cara con la persona que te venderá o comprará un libro, lo que resulta una comodidad para evitar futuros inconvenientes que sí pueden surgir en internet.

No obstante, los negocios físicos de compra y venta de libros presentan una gran desventaja para quienes desean vender y es el precio del producto, que será más bajo ya que la persona o grupo que lo adquiere tiene que después venderlo y obtener un beneficio.

Esto último consta de un paso extra que a través de internet o aplicaciones consecuencia de los avances tecnológicos no existe. En estos últimos casos los individuos compran un libro usado por única vez y a un valor que ellos creen accesibles.

Cabe destacar que los clásicos negocios o librerías resultan las más frecuentes para comprar y vender los libros escolares, que son una gran oportunidad para los comerciantes, ya que después de pasar de curso, esos libros no le sirven más.

En cuanto a los pagos, en una tienda física es inmediato y sin intermediarios. En el momento se acuerda un precio que resulte conveniente para el vendedor y para el comprador   en cuestión de segundos se finaliza con el pago.

En cambio y con los métodos online, la transacción puede durar algunas horas y también la presencia del dueño o encargado de dicho sitio que cobra una comisión de entre 5 y 15%. Por ejemplo, un libro cuyo precio es de 40 euros te termina costando 45.

Por su parte, la segunda presenta como desventajas el mencionado pago extra por los servicios que ofrece el creador de dicho sitio, el mayor tiempo de espera para encontrar un comprador y los requisitos y condiciones a las que debes acatar.

De todos modos, las tiendas online están siendo cada vez más frecuentadas para la venta de libros de usados, sobre todo los más antiguos y los que es difícil determinar un precio dado que estas ofrecen la posibilidad de poder consultarlo.

Es que esta nueva modalidad de ventas también llegó a los libros y, en caso de que quieras vender uno y no sepas quién lo puede necesitar, la difusión del mismo será mucho mayor y sus posibles compradores también aparecerán más rápido.

Por último, la tercera tiene una gran ventaja con respecto a las tiendas online y que es propia de su evolución e intento de diferenciarse de las otras para acatar el mayor público posible: la mayoría no cobra comisión.

En tanto el punto negativo de las aplicaciones que permiten vender libros usados es el método para concretar la venta; por lo general se coordina un punto medio para encontrarse de manera personal como sucede en plataformas de venta de otros productos.

Pero si tienes que realizar un envío, ahí es imprescindible acudir a un método seguro en el que ninguno pierda dinero. Y es justamente este el aspecto que hace que muchas aplicaciones de venta de libros sean inseguras y desconfiables.

Cabe aclarar que así como las tiendas online cuentan con la aprobación de la mayoría de usuarios y son demandadas desde hace varios años, las aplicaciones son más modernas, menos necesarias y pueden presentar algunas dificultades por la escasa experiencia de los usuarios.

Cuando hablamos de libros usados nos referimos a libros escolares, historias, cómics o novelas, entre otros. Con los años cientos de ellos estuvieron de moda y por una cuestión de tradición y lógica no fueron a parar a la basura y quedaron guardados.

Deja un comentario

*